4

A mediodía con alegría. El nuevo show de Las Chillers con Movistar+ #Alicante #Las Cigarreras #Las Chillers

Sábado, concierto, a las 12. Todo parece normal. ¿Pero si te digo que es a las 12 del mediodía? ¿Y si te digo que las que actúan son Las Chillers? Ya empieza a parecer todo más raro, más Stranger Things. Y pese a que esa serie se emite en la competencia, los promotores de esta bizarrada son Movistar+. Esta marca, dentro de su ciclo de sesiones musicales, nos trae a Alicante a estas versionadoras que modernizan (o mileniarizan) clásicos del chonismo popular. Vamos que, como Stranger Things, juegan con la puta nostalgia. Quizá por eso el público que se congregaba en la puerta de Las Cigarreras no bajaba de los 30 años holgados (y si había alguno que no llegaba a la treintena era por que no pasaba de las 30 semanas). Así que Movistar+ había conseguido reunir a su público potencial pese a que lo animado de la propuesta chilleriana podía atraer a los milenials tardíos. Supongo que a esa hora estarían dando likes con el palo selfie mientras graban el último challenge impuesto por el influencer de turno.

Y si hay alguien que es lo opuesto a un influencer, por desgracia, es Nestter Donuts, el telonero local del evento. Enfundado en sus mallas felinas y armado con su guitarra, este one gipsy-man band tuvo la difícil tarea de calentar  a la parroquia en el meridiano del día. Su música ruidista y desgarrada, que viene a ser como el resultado de una noche de setas entre Guadalupe Plata y Ángel Stanich, finalizó con el lanzamiento de donuts de chocolate al público. Todo un detallazo teniendo en cuenta de que estábamos en la hora del almuerzo.

1

 

Y llegaron Las Chillers, y a todos los que flipamos con ellas en el Low 2017 nos afloró la folclórica que llevamos dentro. Comenzaron su repertorio con un repaso a grandes divas nacionales de todos los tiempos. Tocaron por primera vez el “No sé que me das” de Fangoria con buen resultado, metieron un chistecito de Aurgi en el “Duro de Pelar” de Rebeca, estrenaron y destrozaron el “Ciega, sordomuda” de Shakira, con el “Soy yo” de Marta Sánchez nos desgallitamos y con el “Amores de barra” nadie bailó ni sólo ni sóla.

2

Todas las versiones estaban pasadas por la licuadora modelo Chillermatron, que pese a las cuerdas y percusiones aceleradas y la prometedora presencia de su frontwoman, tiene su base rítmica acuchilladora en los teclados de Adela. Quizá por eso, cuando tocan Camela te parece estar haciendo pogo entre coches de choque. En su repertorio no falto el medley (seguro que ellas prefieren llamarlo pupurrí) de temazos en los que llevan a su terreno a Chenoa y a Bisbal. Y Rocío, la voz del grupo, no paraba de bajar al terreno del público y pasearse entre nosotros quizá atraída por el olor de la cerveza.

3

Al final, en la parte ravelectrónica bakalachoni del concierto, mientras sonaba una versión de Paco Pil, se tornaron los papeles y fueron los fans los que subieron en masa al escenario a bailar cual ruteros de los 90 en la Central. Y así, en pleno mediodía del sábado, sin necesidad de mitshubishis, ácidos ni pastis rojas o amarillas, Las Chillers convirtieron Las Cigarreras en Neo Bananas Maxi Disco y con los ojos dilatados salimos a la luz para continuar la ruta alicantina hacia el mercadeo y el tardeo del castañeo. Pero con una sobredosis de buen rollo y chonismo ilustrado que todavía nos dura.

5

Fotos: Sacri Montilla Greeneyes.

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

thumbnail_post david small

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone