CONCIERTOS,  NOTICIAS

ALAN PARSONS PROJECT o CÓMO NO AGUAR UN REGRESO TRIUNFAL EN @NOCHESBOTANICO #MADRID

Muchos y muchas valientes aguantaron la lluvia infernal que caía a medianoche en Madrid mientras The Alan Parsons Project alargaba lo que podía un concierto que prometía ser intenso, pero que no duró más de hora y cuarto. La otra protagonista de esta historia llegaría más tarde en el esperado regreso de los británicos.

Se hicieron de rogar cerca de media hora sobre la hora establecida, el calor apretaba con fuerza y nada más entrar la sorpresa fue mayúscula: una pista llena de impolutas sillas blancas (que serviría de improvisados paraguas horas más tarde). Sorpresa mayúscula ante un grupo que ha hecho bailar a la generación de nuestros padres, a muchos de los allí presentes de hecho. Tras el inicio de I Robot (canción que da nombre al disco de 1977) con una larga intro electrónica y, sorprendentemente, muy pocos móviles grabando el momento (lo cual se agradece), los chicos de Alan Parsons fueron in crecendo hasta llegar a Psychobabble, Time y otra joya como es I wouldn’t want to be like you (I Robot, 1977).

Alan Parsons 4

Acto seguido, sin descanso ni tregua, y con el adulto público sintiéndose  en sus épocas veinteañeras, llegaba el clímax de la cuestión con uno de esos momentos que no se olvidan tan fácil. Uno de los imprescindibles en un concierto que rememora los grandes éxitos. Las cinco canciones que componen la columna vertebral del disco The Turn of a Friendly Card (1980). La sucesión de los cinco temas uno tras otro, como en los grandes tiempos de Alan Parsons: The Turn of a Friendly Card I, Snake Eyes, The Ace of swords, Nothing left to lose y The Turn of a Friendly Card II.

Alan Parsons 3

Este último tema trajo consigo un chaparrón que pasó a ser un diluvio peligroso para seguir tocando sin que algo pegara un chispazo. Los truenos daban ya aviso de lo que estaba por llegar. Una procesión de sillas a modo de improvisados paraguas, gente apiñada bajo los toldos que la organización repartió como pudo con rapidez (la que les faltó para ver si la cosa se reanudaba o no) y otros marchándose del Jardín Botánico de la Universidad Complutense viendo que el temporal no amainaba. Algunos, antes de cortar la actuación por lo sano, tiraron los paraguas al vuelo a pesar de la lluvia, y llenaron de aplausos desde la pista a los chicos de Alan Parsons.

Alan Parsons 1

Antes de que todos nos empapáramos, The Turn of a Friendly Card II dejaba unos solos de guitarra y de saxo que ponían los pelos de punta hasta al más frío de los asistentes. Uno de esos momentos irrepetibles que, aunque cayeran truenos y agua, se disfruta por igual.

Alan Parsons 2

Casi podíamos sentir en las entrañas los relámpagos que se sucedían uno tras otro. Dos insensatos quisieron mojarse más de lo que deberían para vivirlo desde todas las perspectivas, y se lanzaron a una grada vacía para captar una instantánea como esta:

Alan Parsons 3

Calados hasta los huesos, y con algunos curiosos preguntándonos como unos jovenzuelos estaban allí con gente que nos doblaba en edad, se apagaron los focos y The Alan Parsons Project salieron de nuevo con la triste noticia de que sólo podrían tocar 10 minutos más. Suficiente para despedir una noche húmeda con dos clásicos: Sirius y, la perla de la corona: Eye in the Sky (1982). El mismo ojo que decidió disfrutar del combinado música+lluvia a ritmo de una institución del rock progresivo de los 80 que mejoró en el directo muchas de sus grabaciones.

AlanParsons05 copia

Tengas 40 o tengas 21, a estos ‘dinosaurios’ musicales se las disfruta por igual.

Redacción: Celia Galeano. Fotografías: Luis Gómez

Todas las fotos en: Luisagconcerts

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

IPEY8191Image-27-1024x512

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone