CONCIERTOS

CRÓNICA: DESPRENDIMIENTO DE MANDÍBULA CON ANTÍLOPEZ EN MADRID (@ANTILOPEZ @TEATROBARCELO)

Con el cartel de “Aforo completo” llegábamos la tarde del viernes a las puertas del madrileño Teatro Barceló. Un cartel con el que intuimos que la noche pintaba interesante. Y es que, para quiénes no conocían al dúo onubense Antílopez, lo que iban a presenciar no les dejaría indiferentes.

Nada más salir al escenario Miguel Ángel Márquez y José Félix López, soltamos las primeras carcajadas. En apenas cinco minutos ya tenían al público ganado. Ahí es cuando nos dimos cuenta de que sería una gran noche. Muchas risas, un gran criterio musical y mucho arte es lo que estábamos a punto de presenciar.

Los andaluces vinieron a presentarnos las canciones de su último disco Desprendimiento de Rutina, aunque tampoco faltaron algunas de su anterior trabajo Por desamor al arte. El Teatro Barceló se contagió de lo que ellos llaman “chiripop absurdo depresivo” y, como viene siendo habitual en sus shows, no faltaron la protesta social, la ironía y el sarcasmo y la crítica contemporánea con ganas de reírse de todo. Y es que, si hay algo que caracteriza a este dúo andaluz es el humor, así como su buen sentido musical y sus afinadas y compaginadas voces.

Durante toda la noche mezclaron las risas con la canción de autor. Sobre el escenario solo les hizo falta una simple pero contundente puesta en escena: Dos taburetes, un altar y un perchero repleto de chalecos, sombreros varios y hasta barbas hipsters. Arizona Wifi fue la canción elegida para abrir la noche y, sentados con sus guitarras en mano, dieron paso a Musa en paro busca poeta. No había pasado ni media hora desde que empezó el show y las ganas de más Antílopez aumentaban. Tras hablar sobre el amor y tocar Mentira, Miguel Ángel empezó a contar uno de esos sueños en los que “el amor llama a tu puerta de señor cincuentón” y que sirvió de antesala para dar paso a Le habla el Sunshine.

Enfundados en sus pitillos negros ajustados, su camisa metida por dentro y sus corbatas, los Antílopez siguieron demostrando que valen para tó. Abanicos, delantales de lunares, sombreros andaluces y “musho arte” para deleitarnos con flamenco y copla, algo typical spanish. Tras esto, nos quisieron trasladar a la bella Italia a través de un monólogo en un italiano-andaluz muy curioso y que dio paso, entre muchas risas, a Peligro de extinción.

IMG_9082.JPG

Pero si después de los delantales de lunares creíamos haberlo visto todo, estábamos equivocados. El ambiente se volvió muy hipster y con unas barbas largas pasaron a tocar Yo tengo el dominio, crítica clara y directa (pero con cariño) a bloggers, modernos y sabelotodo. Con Hoy la prensa viene sucia, incluida en su primer álbum, reímos sin parar gracias a su caracterización de raperos, uno más adinerado y otro más del Bronx.

El show y las risas seguían, es más, no cesaron en apenas toda la noche. Los de Huelva quisieron rendir su particular homenaje al fallecido Javier Krahe con una divertida versión de La Tormenta y tras esta, llegó la esperada Prefiero, single del primer álbum que fue coreada por todos los allí presentes. Tras abandonar por unos segundos el escenario, volvieron vestidos de yonkis consumidos por la mala vida y no pudimos más que volver a llorar de la risa. Amor de polígano nos ganó a todos el corazón con tan enternecedora historia (nótese la ironía en estas palabras).

Pero como todo show, tiene que haber un final y éste fue algo tétrico, lleno de psicofonías y espíritus de abuelas que querían hablar con sus nietos. Con un público entregado y con ganas de seguir otra hora y media más, tocaron La Gatita Presumida otro de los singles más conocidos de su primer álbum y que puso fin a una noche realmente divertida.

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

Image-12.png

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone