CONCIERTOS

CRÓNICA: El Caballero Delafé sitia el castillo de Santa Bárbara @LiveTheRoof #Delafé #Alicante

delafe-2

Cuenta la leyenda que el pasado viernes, el noveno día del noveno mes, un valiente caballero al que llaman Delafé, trató de conquistar un castillo tan sólo con su voz y el alocado movimiento de sus pies.

Como suele suceder, las leyendas exageran, ya que Delafé no estaba sólo. Le acompañaba un escudero armado con un potente bajo y dos ordenadores portátiles cargados de ritmos y melodías. Dos macbooks que se fueron a la guerra (que dolor, que dolor, que pena…) repletos de samplers de éxitos de los ochenta y noventa -como por ejemplo Mecano, Snap! o Massive Attack- y por supuesto de su antigua compañera de armas, la Amazona de las Flores Azules.

deafe-3

Y es que nuestro Caballero comenzó a forjar su buen nombre en compañía de dicha Amazona y del Bandolero Facto. Un trío que conquistó muchas plazas y ciudades arropados por grandes huestes de seguidores. Estos compañeros de aventuras fueron cayendo por el camino, y con ellos, el número de sus tropa. Pero para la gesta que nos ocupa, consiguió reunir un buen puñado de acólitos bailongos para auxiliarle en la conquista. Un grupo de fans que esperaba con ganas las instrucciones del caballero para acometer el ataque.

Las instrucciones fueron claras: poca arenga y mucha música. Un asedio que enlazaba un tema con otro sin tiempo a la retirada. La infantería aceptó sin rechistar… ¡y comenzó el Asalto! En el campo de batalla resonaba un magnífico sonido, sobre todo en la voz del caballero. No es de extrañar que los juglares canten sus glosas. Realmente clava sus complicadas letras, palabra por palabra, con una vocalización impecable y un flow propio. Pero para flow el de sus piernas. Gracias a años de entrenamiento en las artes caballerescas, Delafé es capaz de bailar todo un concierto con una energía y ritmo digno de alabar. Un campeón que ganaría cualquier torneo medieval en la modalidad de duelo de bailes.

delafe4

En cuanto a las tropas, no fue hasta que entonó «Río por no llorar», que no comenzaron a movilizarse. Aunque, como no podía ser de otra manera, no estuvieron realmente calientes hasta oir la orden de «Enciéndeme el horno, mi amor». Y, aprovechando que tenía al ejército motivado, decidió hacer la primera parada de avituallamiento y reponer fuerzas con un plátano mientras conversaba con los soldados. El combate estaba siendo duro, pero había que comenzar el segundo asalto.

Y así, Delafé puso en marcha la artillería pesada con grandes artefactos como «Espíritu Santo», que poco a poco fueron haciendo mella en las defensas del castillo hasta que llegó el ataque final con «Lo más bonito del mundo». Un golpe que fue directo al corazón, demoliendo las murallas y permitiendo rematar la faena con dos bises que pusieron la inexpugnable y hermosa fortaleza a sus pies.

delafe-5

Porque la fe es lo último que debe perderse. Y en eso, este caballero es todo un experto. Por eso, esperamos seguir loando sus hazañas durante muchos años más. Porque con personas así, la vida es mucho más bonita.

P.D.: Gracias a Mary Gretel y a Olga por los carteles que ilustran la historia de este humilde juglar.

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

image-2.jpg

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone