Portada la moda

CRÓNICA: LA MARAVILLOSA ORQUESTA DEL ALCOHOL, PRIMERA NOCHE EN MADRID

Los madrileños tenemos una suerte con la música en directo… Si nos parece poco una noche, sumen otras dos más para tener oportunidades varias de disfrutar de una banda que crece a cada kilómetro que hacen. Ellos son La Maravillosa Orquesta del Alcohol, férreos defensores de que ‘perder la voz cantando una canción es la mejor dedicación’. O también Nacho, David, Jacobo, Álvar, Joselito, Caleb y Jorge, siete chicos de Burgos que volvieron a levantar a una Riviera enloquecida desde la primera canción.

DSC_0571

No nos recibieron esta vez con el Heart of Gold habitual, sino que un enorme telón rojo cubría el escenario de extremo a extremo mientras todavía una cola inmensa de gente entraba a cuentagotas dentro de La Riviera. Prometieron ser puntuales, y vaya si lo fueron para abrir con tres cañonazos como Nubes negras, Mil Demonios y La Inmensidad. El setlist no sólo nos introdujo al nuevo disco, sino que hizo un amplio recorrido por todas las canciones más cantadas por las salas a lo largo de la gira anterior. Empezar con uno de los dos adelantos del nuevo disco fue un gran acierto.

“Madrid, ¡hemos vuelto!” celebraba David desde el micrófono ante un público con los brazos en alto que cogió aire para lo que estaba por venir. Los locos son ellos y O naufragar hicieron la previa a un repaso muy completo por sus dos anteriores discos, con canciones tan especiales como La cuerda floja, Miles Davis, PRMVR o Catedrales, entre otras.

DSC_0630-01

Con Flores del mal, y en especial con una parte instrumental larga, muy cuidada con la que disfrutaron tanto o más que el público, se puso el vello de punta en ciertos momentos. Sobre todo en aquellos donde un leve murmullo de fondo lo permitía, un retintín de conversaciones innecesarias en voz alta  con siete chicos sobre el escenario explotando el potencial de sus guitarras, o de todos los nuevos sonidos que han introducido en las canciones de su nuevo disco, Salvavida (de las balas perdidas).

En esta montaña rusa de momentos imperdibles seguimos disfrutando con La vieja banda, canción que sirvió de pretexto para enviar un aplauso gigantesco a Adán, ya ex-miembro del grupo, que se despidió de La Maravillosa Orquesta del Alcohol el pasado verano para seguir con otros proyectos.

DSC_0612-01

Las luces se apagaron durante unos segundos para dejar a David en solitario frente a la gente, y para poner voz a Campo amarillo, una de las canciones más especiales para ellos del último disco. Nos decían en la entrevista que les hicimos poco antes del concierto que con ella ‘retratan el problema de la despoblación rural’, y que en muchos de estos lugares ‘¡hay wifi, pero no hay agua!‘. Para los últimos compases, salieron todos a cantar a coro con una sola voz, y la guitarra como único instrumento junto a la voz del respetable.

El penúltimo apagón de luces hacía presagiar que esto se acababa. Se pedía un ‘second round’ a gritos antes del K.O final, que llegó con tres canciones marca de la casa: Nómadas, Gasoline y el que muchos medios y blogs especializados han apuntalado como uno de sus nuevos himnos, Héroes de sábado. Tocaba irse con un presentimiento de que nos encontraremos en otros lugares, eso seguro. La M.O.D.A, por su parte, tuvo dos asaltos más en Madrid con todo vendido los días 25 de noviembre y 1 de diciembre. Afortunados los que tuvieran entradas.

Fotografí­as: Celia Galeano

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

img_9181.jpg

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone