CONCIERTOS

CRÓNICA: LA RECONQUISTA DE NACHO VEGAS EN LA RIVIERA #MADRID

Tras liarla en Barcelona enfrentándose al Banc Sabadell, patrocinador del festival en el cual se enmarcaba su concierto, Nacho Vegas llegaba a Madrid dispuesto a reconquistar la ciudad con sus “Canciones Populistas” (2015). Este último EP del asturiano fue lanzado a finales de 2015, pocos días antes de las elecciones generales.

La noche en la que Vegas iba a confirmar su papel de superhéroe de la clase trabajadora, comenzó con la actuación de Fee Reega, alemana afincada en Gijón y poseedora de una de las voces más personales de la escena emergente. Pareja sentimental de Pablo Und Destruktion, Reega interpretó ante una sala La Riviera a reventar algunos de sus temas más populares como “Varsovia, la ciudad” o “El hombre que fumaba heroína”.
IMG_3421.JPG

Nacho Vegas salió al escenario acompañado por su banda y por el Coru Internacional Antifascista Al Altu La Lleva para comenzar el espectáculo con “Canción para la PAH”, tema incluido en su último disco dedicado a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. En la pantalla del fondo se iluminaba la portada de este disco. Tras apenas 20 minutos de concierto, el público ya coreaba y aplaudía al unísono en mitad de otra de las nuevas canciones, “Ámenme, soy un liberal”. En sus últimos trabajos, el ex Manta Ray y Lucas 15, ha encauzado su carrera musical hacia la canción protesta, patente en letras que rezan frases tan acertadas como “lo que antes llamaban derechos, son los privilegios de hoy”.

IMG_3420-0.jpg

Pero también hubo hueco para la parte más sentimental de Vegas, gracias canciones como “Taberneros”, del elepé “La Zona Sucia” (2011). Y también para las versiones: se atrevió con “Déjame vivir con alegría” de Vainica Doble, versionada anteriormente por Grupo de Expertos Sol y Nieve. Desde la primera fila, volvió al escenario como pudo Fee Reega para cantar “Mi novio es bobo”, canción incluida en el último EP del gijonés.

El coro abandonó el escenario, y con ellos la carátula del último disco iluminada en la pantalla del fondo. Ésta fue sustituida por una guitarra negra acompañada de la frase “This machine kills fascists”. La reconquista del asturiano iba por buen camino. En la recta final el público se vino arriba con canciones como “Actores poco memorables”, “Cómo hacer crac” o “La gran broma final”, canción con la que se despidió del público.

IMG_3422-0.jpg

A gritos de “otres tres”, Nacho Vegas regresó al escenario y se animó a continuar los cantos del público con el estribillo de “Santa Bárbara Bendita”, himno popular de las cuencas mineras. En solitario, comenzó a cantar “Luz de agosto en Gijón” y en mitad de la canción se fueron uniendo banda y coro nuevamente, acompañados por los efusivos aplausos del público. La traca final llegó con “Vinu, cantares y amor” y con su emblemática “El hombre que casi conoció a Michi Panero”. Haciendo uso de un megáfono, Nacho Vegas arrancó el coro masivo de La Riviera para despedirse por la puerta grande del público madrileño.

El asturiano continúa logrando adeptos a sus canciones populistas y, casi sin quererlo, convirtiéndose en una especie de mesías de la generación 15-M que azota al poder con una guitarra como única arma.

 

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

Image-9.png

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone