concierto-la-raiz

CRÓNICA: @LARAIZBAND FINALIZA GIRA EN VISTALEGRE (@PropagandaPFet)

DE GANDÍA AL VISTALEGRE

 

Lo han hecho. Unos chicos de Gandía, ”los borrachos, los que no les dejaban entrar en las fiestas, los marginados” –como bien diría Pablo Sánchez, una de las voces de la formación, lo han hecho. Estos muchachos, aparentemente nada especiales, que perfectamente se podrían estar tomando un café o una cerveza en la mesa de al lado del bar donde te puedas encontrar,  han conseguido que 10.011 personas griten ‘¡no pasarán!‘ al unísono.

Sen-K, Edu, Carles, Xavi, Pablo, Adri, Josep Panxo, Julio, Juan, Pipe y Jano han sido capaces de llenar el Palacio Vistalegre de Madrid a base de duro trabajo, miles de kilómetros en carreteras, amistad, rebeldía y amor por la música. Sin radiofórmulas que atronen al conductor mientras viaja, sin grandes marquesinas publicitarias, sin nada más que las ganas de cantar con el puño bien arriba. Un puño, por supuesto, lleno de ilusión.

Su fórmula es bastante más simple que todo esto, pero no más fácil. La Raíz se ha logrado consagrar como uno de los grandes grupos de esta década a base de dar voz a todos esos desafinados –que como ellos– se han subido a ese tren huracán que partió hace ya casi 12 años.

La introducción de ‘las miserias de sus crímenes’ narrada por la abuela de Pablo, sonó por última vez para indicar a esas más de diez mil almas presentes que la cuenta atrás había terminado, y que La Raíz saldría al escenario en cuestión de segundos.

Fueron dos horas de emoción pura, dos horas de tener el vello de punta. De tomar aire y suspirar esbozando una sonrisa al observar las caras de orgullo que habían sobre el escenario. Los ojos de La Raíz eran como los de un niño pequeño abriendo juguetes en Navidad, llenos de inocencia, sencillez, puerilidad y naturalidad. Definitivamente, unos ojos que transmitían la más pura de las miradas de complicidad que ningún artista que haya pisado el Palacio Vistalegre haya podido ofrecer.

La Raíz realizó un repaso categórico a su carrera acompañados por grandes artistas como Toni Mejías de los Chikos del Maíz, quien les acompañaría en ”Grito latinoamericano”; Panxo de Zoo, hermanísimo de Pablo, que cantaría su estrofa en ‘Jilgueros‘ o Joan Marc de La Gossa Sorda que, acordeón en mano, escoltó tema a tema a la banda. También estuvieron presentes las coristas Eva Mateu, Xiluva Tomás y Nyeleti Tomás, imprescindibles, todas ellas, para emocionar con sus voces; y Pilar América, encargada de tocar la guitarra en ‘Suya mi guerra’.

Harán falta varias vidas para que la noche del 28 de octubre se borre de la mente de los que tuvimos la suerte de estar allí. Somos parte de esa generación que nunca olvidará el frenesí que les hizo sentir un grupo de chavales una noche al sur de la Capital. Gracias La Raíz por seguir dándole guerra al silencio, por hacernos arder como nunca en la hoguera de los continentes; porque si algo se puede sacar en claro de esa noche, es que fue pura magia.

 

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

Image-19.png

 

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone