CONCIERTOS

CRÓNICA: NIÑO DE ELCHE CONVIERTE EL TEATRO ARNICHES EN SU PATIO DE RECREO #ATIENDEALICANTE #ALICANTE #TEATROARNICHES

A Niño de Elche le gusta jugar. Y a nosotros nos encanta que lo haga. Está en edad de hacerlo y además, en muy poco tiempo, ya está jugando en primera división. Ayer volvió a la provincia que le vio nacer para demostrarlo. El carácter reafirmativo, con voluntad de ser profeta en su tierra, quedó patente en su camiseta, estampada con los versos de Vicent Andrés Estelles “Ací em pariren, ací estic” (Aquí me parieron, aquí estoy). Y sin duda, triunfó en la terreta. Entradas agotadas varios días antes de la actuación, domingo 6 de marzo, con buena parte de la escena cultural y artística alicantina abarrotando las butacas del teatro Arniches.

cortada 1

Los más engreídos dirían que al igual que el dinero llama dinero, el genio llama genio. Pero lo cierto es que las mentes inquietas de Alicante tenían curiosidad por ver la propuesta del vanguardista y vanagloriado cantaor. Debemos agradecer a los organizadores de Atiende Alicante poder disfrutar de este show. Han conseguido con creces su objetivo de ofrecer espectáculos de aura intimista en la ciudad. El de este domingo fue una excepcional muestra.

SketchGuru_20160307164619

 

El venerado último disco del autor, en el que se centró el repertorio, tiene el acertadísimo nombre de “Voces del Extremo”. Al objetivo polisémico de esa elección de título hay que añadirle una nueva acepción que quizá Niño no previó. Las voces de quienes escuchan el disco son realmente extremas: o lo adoran o lo odian. Intentando observar el espectáculo desde una óptica neutra, el espectador también puede atravesar esos extremos.

SketchGuru_20160307164819

El inicio del esperado concierto no fue, a mi parecer, el más acertado ya que comenzar por la canción de cierre del álbum, con sus más de 10 minutos de fuerte calado experimental, es de dura digestión con el estómago vacío. Además, al no haber entrado en calor ni el artista ni el público, todo el acting (gesticulación e interpretación) de Niño resulta menos creíble y quizá demasiado forzado. En cambio, ese mismo sentimiento y actitud es mucho más natural y con mayor apariencia de sinceridad conforme va avanzando el concierto. No se me interprete que en esa primera canción no era sincero, ni mucho menos, pero quizá debería comenzar con una pieza con menor carga emotiva o no poner tanta carne en el asador sin apenas haber encendido las brasas. Es posible que esa elección se deba a la dificultad de acomodar esa composición dentro del set list.

SketchGuru_20160307125227

Pero tras ese comienzo, la balanza se inclinó rápidamente al extremo positivo al sonar “Estrategias de distracción”. Acto seguido con “Mercados”, la báscula se rompió y sólo cabía disfrutar de los juegos y juguetes del niño. El ilicitano jugó con su magnífica voz de múltiples formas: agitando la cabeza, quedándose sin respiración, haciendo requiebros de garganta y laringe e incluso con la ironía en los speechs entre canciones. También usó sus juguetes, a modo de distorsión, que conseguían crear hermosas atmósferas con su voz, aunque es cierto que en algún momento dificultaban la comprensión de las letras en sus instantes más hilarantes o profundos (si es que hay diferencia entre esos momentos).

Francisco, auténtico nombre del niño, no era el único que jugaba. Raúl Cantizano a la guitarra también nos dejó asombrados con sus juguetes, sobre todo en “Canción de corro de niño palestino”, donde tocó la española con dos pequeños ventiladores que marcaban el ritmo. Realmente original y efectivo. Darío del Moral, que completaba el trio sobre el escenario, tampoco se quedó corto. El también miembro de Pony Bravo además de ocuparse de la mesa y los “pregrabados” (aunque no les gusté que se denominen así, es cierto que en show hay mucha pista grabada), tocó el bajo con el arco de un instrumento de cuerda al más puro estilo Sigur Ros.

SketchGuru_20160307164528SketchGuru_20160307164227

Un trio muy juguetón, pero bien conjuntado, que parecía que iba a terminar follandonos a todos con “Que os follen”. Pero afortunadamente nos regalaron un bis que se agradeció, sobre todo porque fue un cierre que ofreció un contrapunto al ser mucho más orgánico y desnudo, sin electrónica, sin filtros, todo en vivo, con un “Informe para Costa Rica” que ya querría para sí cualquier central de inteligencia.

Sinceramente, lo que más me erizó el pelo del concierto era pensar todo lo que nos puede deparar en el futuro este joven autor, de 31 años, si sigue jugando de esta manera. Quizá tantas alabanzas y reconocimientos induzcan a que deje de hacerlo. Pero al descubrir que lleva recibiendo premios desde los 12 años no puedo más que desear seguir disfrutando de sus nuevas provocaciones y riesgos y alegrarme porque el camino abierto por Enrique Morente siga creciendo con este valiente creador.

cortada 2

De una Musa y un gitano, nació el Niño de Elche.

P.D.: Ya que el niño estuvo jugando, hagámoslo nosotros también con las fotos.

 

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

image-2.jpg

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone