Sin títulov

CRÓNICA: STU ACOUSTIC, LOVELY, MAGIC LARSEN

Parece mentira que te puedas enamorar así. Así de un momento, de un período de tiempo, de un ambiente, incluso, de una mirada de complicidad a través de una cámara. Eran apenas las 9, y las ganas de entrar ya en la Moby Dick, evervescian en mi, sin tener intención de parar.

La noche se planteaba perfecta, con una sala que le iba como anillo al dedo al concierto que iba a tener lugar. Tras su remodelación, la Moby Dick se ha quedado perfecta, con su esencia. Una sala de corte vintage, de estilo americano folk-country y pese a que sea pequeña y con ciertos problemas de movilidad, para esta ocasión no habría encontrado una sala mejor.

Cuando llegué Tim Hart estaba ya en el escenario, y con bastante gente ya en el interior la verdad, y eso decía mucho del nivel del artista que acompañaba a Stu Larsen en su gira. Algo que me llamó la atención e hizo que mis ganas de Stu subiesen como la espuma fue ver que no había ni batería, ni teclados, ni otro micrófono ni nada de nada; por lo tanto, solo podía estar él y su guitarra.

Royal Blood45

 

Estando los trastes de la guitarra ya calientes , y haber caldeado el ambiente, hizo aparición Stu Larsen, el mesías por excelencia de la noche. Tras un tímido y leve saludo a todos los presentes, comenzó a quitarse la presión que seguro que tenía con “Seaforth Mackenzine” consiguiendo conquistarnos desde el minuto uno. No le hacía falta nada más. No nos hacía falta nada más. Desde que empezó el concierto, éramos plenos.

 

Sin títulof

 

Con cada canción que pasaba, con cada chorro de voz que daba, con cada exhalación que hacía para que sonase su armónica, hacia que nuestra mirada se incrustase en él y no le quitases esos ojos acaramelados, hasta el punto ni de mirar a la mesa para coger esa deliciosa cerveza que te daba más plenitud si cabe, en ese muno paralelo dónde te encontrabas.

Stu, seguía jugando con nuestros corazones, que nosotros previamente nos habíamos comprometido a entregar; estaba implícito en el concierto.

Lo que no estaba implícito y me encantó es que el publico, mantuvo un silencio de lo más increíble, tanto, que el chirrido de las puertas de la gente que entraba y salía de la sala junto algún que otro movimiento en la barra, era lo unico que se oía durante cada tema. Solo se rompía cuando había que hacer ver a Stu, que estábamos allí tan o más emocionados que él y que nuestra sed de él aún no estaba saciada.

 

Sin títuloc

 

Propiamente el concierto transcurrió de lo más intimo, delicioso y risueño. La puesta en escena era de lo más simple, pero es que esa noche no importaba el contienente; importaba el contenido.

Fueron algo más de 15 temas los que tocó, destacando “San Francisco” “Ferry to Dublin” “I Will be Happy and Hopefully You Will be Too” o “Areoplanes” dónde incluso dos de ellos con los cantó con Tim Hart en el escenario, los cuales dieron un dueto, que creo que se quedará grabado a fuego hasta nuestro próximo encuentro.

 

Sin títuloeeeee

 

Tras habernos dicho que le había encantado la atmósfera que se había creado esa noche, y más cuando sabía que habíamos sido nosotros, el publico el que había pedido que viniese además de habernos prometido que volvería muy pronto a Madrid, se despidió con “This Train” mientras toda la emoción contenida, la incredulidad de su calidad y el agradecimiento explotó en un ensordecedor aplauso, un bello recuerdo para todos, hasta que nos volvamos a encontrar.

 

marca de agua ñuis

 

hipsterlogogenerator_1433366798138-e1433366872964-150x150 hipsterlogogenerator_1433283612440-e1433366292918-150x150 hipsterlogogenerator_1433282278744-e1433366330925-150x150

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone