DOLCE & BANANA,  NOTICIAS

DOLCE & BANANA: SEAMOS CANALLAS (pero no tontos)

Cabecera

 

Hola holita amiguitos bananeros,

¿Qué tal ha ido el verano? Espero que hayáis podido disfrutar de unas merecidas vacaciones, descansando, tostándoos al sol, abandonando a vuestra suegra en la gasolinera o como yo, comiendo mucho, en nuevos lugares, descubriendo nuevos sabores y compartiéndolos con mis amigos y familiares, que es como mejor sabe la comida, rodeado de tus seres queridos.

banana-tostada

(Aquí foto familiar de los Banana en la playa, ¡tostándonos al sol! ¡jajaja!)

Pero no siempre una buena comida acaba siendo un momento memorable (para bien). Es más, puede llegar a ser un momento para recordar negativamente hasta fin de mes. No sé si habéis escuchado/leído sobre la polémica del verano.

IMG_5731

No! esa polémica no, sino lo que pasó este verano en un restaurante de la playa de “Ses Illetes” en Formentera. Resulta que un “ciudadano de un lugar llamado mundo” estaba de vacaciones en la paradisíaca isla pitiusa de Formentera (afortunado él) y para más inri disfrutando de una de las cinco mejores playas del mundo: la playa de “Ses Illetes”.

Ses Illetes

(No me he equivocado de foto, esa maravilla no está en el Caribe sino en las españolísimas Islas Baleares)

Pues el caballero pensó que qué mejor que redondear la jornada playera con su “parienta” y disfrutar de una buena comida rodeados de esas idílicas vistas y para ello se acercó al restaurante “Juan y Andrea” situado en la misma playa. Gran idea podía parecer a simple vista, pero la comida se convirtió en un agujero negro en su VISA en una pesadilla  cuando después de degustar un pescado fresco al horno (a compartir), una botella de vino verdejo, una ensalada, pan con ali-oli, una botella de agua, una caña, un tinto de verano y un helado la “dolorosa” (nunca mejor dicho) se transformó en un “sablazo” en toda regla de ¡337,35 “leuros”!

sablazo

(Me pasa a mi eso y aún estoy fregando platos)

El cliente en cuestión decidió no montar un “numerito” cual invitada de Sálvame Deluxe en el restaurante, pagar religiosamente (esto es rezar para que VISA decidiera regalarle el cargo) y “denunciar” por “tuit” lo pasado ese día.

giphy

(Aquí el cliente mientras el datáfono transmitía los datos de su tarjeta a la central)

Según declara era consciente que un chiringuito de playa no suele ser el lugar idóneo si quieres comer barato. Todos conocemos que este tipo de establecimientos (y más en lugares como las Baleares cuya temporada alta no se alarga más que 4 ó 5 meses al año) deben sacar en ese periodo para los gastos de todo el resto del año, pero nunca imaginó que iba a llegar a pagar esa cantidad por un pescado (¿que era el padre de Nemo? ¿Los amigos de la Sirenita?).

Nemo Asustado_800

(Nooooooooooooooo, caníbal!!!! A ver ahora con quién celebro el día del padre!!!)

Al parecer, y siempre según la versión del afectado y afligido consumidor, el restaurante no indicaba el precio del pescado en su carta (indicaba que el precio era según precio diario de la Lonja) lo que me hace tener una opinión dividida en este caso:

1º.- El cliente debería haberse informado del precio del pescado antes de pedirlo. Mal hecho por su parte.

Pero ahora viene la parte importante y lo que me hace posicionarme en el lado del cliente:

2º.- El restaurante está obligado (y aquí está la clave del asunto) de indicar en su carta el precio de TODOS sus productos. Es cierto que todos hemos visitado en alguna ocasión algún local en el que sigan esta política de indicar que el precio de según que plato/producto variará según el precio del día en el mercado, pero esto es ilegal. El precio debe de estar siempre indicado (con su correspondiente IVA), aunque sea como una hoja adicional anexada a la carta o una pizarra/tablón en la entrada/barra indicando el precio de ese día de dicho producto.

Después del revuelo vía redes sociales, y la mala publicidad que este tema estaba suponiendo para el negocio (salir en medios internacionales escritos y de TV, ocupando incluso minutos en los informativos nacionales), los dueños de dicho restaurante decidieron defenderse insistiendo en el factor de vivir la experiencia de comer en un sitio VIP para justificar sus precios. Además aseguraban:

“Es cierto que millonarios incluidos en la lista Forbes, actores y actrices de Hollywood, o miembros de realeza son clientes habituales de nuestro restaurante. Disponemos de un servicio de recogida con zodiac que desde los yates privados acercan a nuestros clientes hasta el restaurante. Contextualizado el sitio y el público mayoritario que tenemos, nos gustaría aclarar que, obviamente, cuando alguien se acerca a nuestro restaurante para pedir una reserva, no se la negamos en función del estatus económico de éste. Somos muy conscientes de la situación económica por la que estamos atravesando en nuestro país, y entendemos que, bien por despiste o desconocimiento, los citados comensales de la ya famosa factura, no supieran del contexto de Juan y Andrea antes mencionado. Lo que nos sorprende es el revuelo causado, porque al margen de entrar en debates de lo que es o no caro, el cliente es quien elige meterse en nuestro restaurante a comer, quizás atraído por el ambiente que aquí se respira, valor añadido a la experiencia de comer aquí.

Ok, os “compro” lo de “el cliente es quien elige meterse en nuestro restaurante a comer” porque efectivamente nadie te obliga a entrar a ningún local, pero eso no quita que no publicitar vuestros precios es una ILEGALIDAD. Es más, y pensando mal y acertarás me da que pensar que se hacen valer de ser uno de los pocos restaurantes de la zona y al idílico entorno (que por cierto no es mérito suyo, ni les ha supuesto ninguna inversión… ni Juan, ni Andrea, ni su tía la del pueblo la pusieron allí, ya estaba cuando ellos llegaron) para meter esos sablazos que la señorita Paris Hilton podrá pagar, total, no les cuesta esfuerzo ganarlo, pero que al ciudadano de a pie nos cuesta un riñón ganar.

Paris

(Aquí Paris tras comerse un rodaballo por el precio de un anillo de Cartier, presuntamente. La foto es de la cuenta de twitter del restaurante Juan y Andrea @JuanyAndreaRest)

Yo soy consciente que no todos estaréis de acuerdo conmigo, ya que tenéis razón que la obligación del cliente era asegurarse del precio antes de confirmar el pedido y que nadie le obligó a entrar en el local ni comer en el mismo, y más viendo que el precio de la caña de cerveza eran 7 eurazos (un abuso en toda regla), pero eso no quita que los precios cobrados por este local son de todo abusivos y que no dan precisamente buena publicidad al local ni al resto de la isla de Formentera, a no ser que quieran vendernos que las Baleares son un lugar exclusivo donde sólo los pudientes podrán ir a pasar allí sus vacaciones. Que no me parece mala idea, pero cuando “se coman los mocos” cuando no tengan al ciudadano medio consumiendo y los VIPS se hayan trasladado al nuevo sitio de moda veremos qué harán.

Es por eso que aquí está vuestro amigo el Banana para recomendaros, como siempre hago, dónde comer a precio lo más económico posible, pero sin perder nada de calidad. Y la primera recomendación de esta temporada es:

Canalla-Bistro-by-Ricard-Camarena-portada

(www.canallabistro.com – C/ del Maestro José Serrano, 5 (46005 – Valencia))

Según el mismo chef Ricard Camarena (poseedor de varias estrellas Michelín) el Canalla Bistro es su “restaurante más ecléctico. lo más parecido a un viaje gastronómico por el mundo. Anclado en el valenciano barrio de Ruzafa, los platos de Canalla Bistro trasladan a distintos lugares que enamoraron al chef con su comida. Un local ‘canalla’, con un ambiente urbano y cosmopolita”.

Es un local moderno donde se respira un ambiente relajado y joven. Sus empleados, de trato agradable y profesional (pero nada serios ni estirados como encuentras en según qué locales) y con una carta variada y la mar de apetecible.

Como hay tanta variedad decidimos que la mejor opción era optar por el menú para compartir, un gran acierto sin duda, donde pudimos disfrutar de todo esto:

IMG_5723

(Pastissets de aguardiente, boniato y foie gras. Fantásticos. Equilibrados entre el dulzor del boniato, la cremosidad del foie… exquisitos! Mi favorito de la noche, y acabábamos de empezar.)

IMG_5724

(Ensalada de cintas de calabacín, mango, parmesano y sésamo garrapiñado. Fresca, ligera, sabrosísima!)

IMG_9968

(Causa limeña (patata, cebolla roja, ají y cilantro) de pollo de corral. Una clásico ya.)

IMG_5725

(Alitas de pollo con salsa de sésamo y limón. Un poco ácidas de más para mi gusto, pero aun así muy ricas)

IMG_5726

(Tempura melosa de verdura ligeramente picante. Si vais al Canalla no lo podéis perder. Siempre cocinado a la perfección, con ese ligero toque picante… sigo salivando cada vez que lo recuerdo.)

IMG_5727

(Kebab crujiente de brascada de lomo a la pimienta. Sorpresón! Qué bueno!!!!)

IMG_5728

(Bocadillo al vapor de cerdo-Pekín. ¿Dónde está Camarena? Quiero darle un par de besos por este plato. Me quedé con ganas de un par mas ;)) )

IMG_5729

(Su versión de tiramisú helado. ¿Esto es magia? La textura es indescriptible. De verdad, no sé como describirlo. Mezcla de sorbete, esponja, pero que se derretía al contacto de la saliva… delicioso y sin perder el clásico sabor del tiramisú.)

Pues bueno, todo eso por 26 euros por persona. ¿Podemos comparar lo cobrado en Formentera con lo cobrado en el Canalla Bistro? Obviamente el entorno no es el mismo, pero ya os digo yo que me quedo de todas todas con la segunda opción. Porque no sé a vosotros, pero a mi me toca los webs me da mucha rabia que me intenten tomar el pelo, y lo del pescado a 153,00 euros el kilo lo es.

Está claro que no todos los días vas a comer de menú de 26,00 € (no muchos bolsillos aguantarían ese ritmo a diario), pero es una opción asequible para celebrar algo especial o simplemente para darte un capricho. Además ya habéis visto la cantidad, variedad y sobretodo calidad de la comida.

¿Qué pensáis vosotros? y sobre todo… ¿Cuándo os apuntáis conmigo de nuevo a comer en el Canalla Bistro?

Puntación bananera: 4,5 bananas sobre 5

 

pie de página

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone