CONCIERTOS,  DOWNLOAD FESTIVAL,  FESTINFO,  FESTIVALES >,  Uncategorized

Download Festival. Poderosas descargas de las primeras espadas del metal. @downloadFestMad

El pasado fin de semana se celebró la primera edición del Download Festival en la Caja Mágica de Madrid. Este festival, de origen británico, reúne a grupazos de distintas modalidades del rock, heavy y metal y los distribuye en 4 escenarios durante tres intensos días. Todas las familias de guitarras eléctricas juntas y revueltas en una orgía de riffs, dobles bombos y gargantas modulantes con un sonido, salvo contadas ocasiones, excepcional.

Y quizá atraídos por el sonido del metal, por las pintas bucaneras de los asistentes o por la relación de la palabra Download con la piratería, al festival acudieron dos aguerridos corsarios: Le Grog y Blackthing.

JUEVES:

El primer día llegaron justo a tiempo para ver A DAY TO REMEMBER, sin duda el ganador de la jornada en la clásica batalla de número de camisetas de fans… y en nada más. Pese a dar un concierto correcto, no llegaron a emocionar a los que no son acérrimos. EL solazo que atacaba tampoco ayudaba a que sus estudiadas melodías agitasen al público. Sin duda, el suyo no fue un concierto”to remember”, comparado con lo que nos esperaba.

hdr
Blackthing en A DAY TO REMEMBER

Hablando de recuerdos, HOUSE OF PAIN llevan tiempo viviendo de ellos y de su tema “Jump Around”, sin duda un himno para los que crecimos con Monkey Island y los Cuatro Fantásticos de Kirby. Pero antes de tocar su tema final, Everlast y DJ Lethal nos ofrecieron dos regalazos. El primero, una versión de “The Next Episode”. ¿Cómo? ¿Qué no sabes que canción es esa? ¿Y si mientras te respondo dejándote en ridículo me caen unas gafas de sol y un pitillo mandanguero, sabrías ya a que canción me refiero? Pues justo a la que sonaría mientras aparece el letrero “Thug Life”. El segundo regalo fue el “Just Another Victim”, la canción que incluyeron junto a HELMET en la imprescindible banda sonora de “Judgment Night”. De la película puedes prescindir perfectamente.

dav
THUG LIFE en HOUSE OF PAIN

De los ídolos del pasado, pasamos a los del presente: FIVE FINGER DEATH PUNCH. Más que del presente, esperemos que sean los del futuro, porque su directo, al igual que el de A DAY TO REMEMBER, no acabó de estar todo lo cuajado que cabría esperar. Buen sonido, buena ejecución, pero poco alma. A pesar de ello, Blackthing se emocionó con el pequeño cover que hicieron de “We Will Rock You”, aunque el concierto no acababa de solidificar. Así que pasamos a LIZZIES, un grupo de jóvenes heavies madrileñas con una actitud muy de rock urbano. Un concierto lleno de ilusión, pese algún problemilla con el sonido del bajo, que suponía la principal representación femenina del cartel (sólo acompañadas por las cantantes de tres grupos y la teclista de NOFX). A destacar la energía cañí de su cantante y la versión de “The House of the Rising Sun”.

dav
LIZZIES

Lo bonito de festivales como éste es escuchar rock estatal con regusto a los 80 y acto seguido disfrutar de los inclasificables franceses GOJIRA,a nuestro entender, la revelación en lo musical del festival. Su variedad de atmósferas perfectamente ejecutadas, su facilidad para hacer que parezca sencillo crear esas envolventes y sorprendentes melodías y la sensación placentera que te provoca oír sus composiciones, les convierten en una banda que no te debes perder en directo. Y ahora estoy deseando verles en sala. No porque su sonido en el Download fuese malo, en absoluto, sonaron impecables. Sino porque todos sabemos que el recinto cerrado favorece experiencias como la de escuchar su música.

Ya que sacamos el tema, uno de los grandes aciertos del MadCool de 2016, celebrado también en la Caja Mágica, fue combinar en un festival conciertos al aire libre con otros a cubierto. Ojalá hubiesen hecho lo mismo para este festival, a Gojira y a otro buen puñado de grupos les hubiese venido de fábula. Esperemos que Live Nation rectifique y para futuras ediciones del Download y MadCool podamos disfrutar de ese maravilloso contraste de tipos de escenario.

bty
Le Grog se encontró varios famosos. Carlos Escobedo de Sôber, el monologuista Iñaki Urrutia, el ex DefconDos Peon Kurtz…

Precisamente seguimos con contrastes, porque nuestros piratas pasaron al escenario principal de LINKIN PARK. Macrocontraste porque veníamos de escuchar sonidos totalmente distintos, y microcontraste, porque dentro de su show encontramos muchos altibajos. Pero vamos a ser sinceros, queríamos ver a Linkin, los vimos, y tras verlos… salimos contentos. Es fácil decir que son unos vendidos, que sus canciones nuevas son pachagueras, que es un grupo de adolescentes. Todo verdad, verdadera pero… su show fue muy completo, magnífico sonido, momentos variados, Chester fue un frontman como dios manda, de los mejores del festival… y que narices!!! Todos somos o hemos sido adolescentes. ¿Que tienen canciones pachangueras? Sin duda. Le Grog cantó el “despacito” sobre sus nuevos temas y entraba perfectamente. ¿Qué ejecutaron “Crawling” en versión piano caminando sobre el público? Pues mira que en su momento me fastidió, pero si la hubiesen tocado normal, no la recordaría tanto. Y lo cierto es que en un festival donde los conciertos en general son tal lineales, un poco de variedad se agradece. La calidad del concierto de LINKIN PARK era la gran incógnita del festival. En nuestra opinión disfrutamos de un buen concierto. No un buen concierto de metal, si no un buen concierto de pop-rock, sin lugar a duda. Hasta a Blackthing, que los vió hace 17 años cuando vinieron a Madrid teloneando a DEFTONES, se sintió satisfecho. Puntos negativos: El inmenso mar de móviles que están grabando todo el rato. Su público está más pendiente de grabar con su móvil que de bailar y dejarse llevar. Incluso creo que entre todo ese mar de móviles, la única bahía con pogos fue la nuestra.

dav
Chester Crawling entre el público.

A otros que vimos hace más de una década fue a MONSTER MAGNET, y pese a que su música ha envejecido muy bien y se mantiene intacta, no podemos decir lo mismo de su voz. Las cuerdas vocales de Dave Wyndorf sonaban tan mal que ni el eco le salvó. Una lástima, porque tienen temazos como “Spacelord” o “Powertrip”. En general todo su repertorio es puro hard rock perfecto. Cerramos el día con otros perfectos rockeros: RAVENEYE. Buena actitud, buen sonido y buen show para su formato power trio. No les podemos poner ningún “pero”. Y con ese buena sensación nos volvimos al barco pirata a tomar fuerzas para el abordaje del día siguiente.

mde
Raveneye a caballo entre el jueves y el viernes.

VIERNES:

El calor del jueves provocó que la organización permitiese pasar agua del exterior, y, lo que es más importante, que apareciesen operarios que refrescaban al público en los conciertos a base de manguerazos muy acordes con la noche de San Juan que se celebraba en esas fechas. Buena reacción por parte de la organización. No todo son luces para ellos, también hay sombras. Dejaron de devolver el euro del vaso que te obligan a comprar, lo que encarecía todavía más la bebida, con el consiguiente enfado del personal. Aprovecho también para decir que en este festival hemos encontrado el personal de barra más amable y profesional de los muchos a los que hemos ido. Además, no se crearon grandes colas ni para pedir bebida ni para cambiar el dinero a la moneda del festival. Eso siempre se agradece. Y hay que sumarle que los aseos en este festival son algo inaudito. Muchos y casi siempre limpios. En esos momentos íntimos casi ni te sientes en un festival rock. Y eso que desde primera hora, la asistencia de gente era considerablemente superior a la del jueves, que tampoco fue escasa.

hdr
En el Download te puedes encontrar tribus de todo tipo.

Pero pasemos ya a lo musical. Nuestros piratas comenzaron la jornada dividiéndose. Blackthing apostó por un clásico: HAMLET. Y Le Grog quiso descubrir a TRIGGERFINGER. Los segundos resultaron un elegante grupo que claramente referencia a QUEENS OF STONE AGE. Los primeros, nos deleitaron con una selección de himnos, como “Tu medicina”, “Jodido Facha”, “Muérdesela” o “Irracional”, canción que Molly se lanzó a interpretar como viene haciendo en la gira: sin micro y a capella. Extraña decisión porque la inmensa mayoría sólo escuchamos un silencio. De nuevo añoramos la sala cerrada. El sonido de su actuación en general tampoco fue muy bueno, pero aun así el numeroso público que allí se congregó estaba entregado.

hdr
Two beers or not two beers.

Intentamos disfrutar del directo de OPETH. De verdad que lo intentamos. Pero el inicio bajo el sol fue tan lento y soporífero, que tras 4 canciones, nos aburrimos supinamente y decidimos ir a EVERY TIME I DIE. De nuevo nos topamos de bruces con los contrastes. Una ráfaga de brutalidad y agresividad nos golpeó y nos obligó a quedarnos en ese escenario hasta que soltaron toda la bilis. ¡Qué concierto más movido! Incluso cuando, a petición del cantante, subió un fan a interpretar “We’re Wolf”, el chaval, Dani, lo clavó. Y aunque en ocasiones se quedaba sin aliento ya que es complicado aguantar esos registros vocales, aguantó perfectamente el tipo y el público continuó dándolo todo. Aquí vimos los primeros mosh pit, los wall of death y los circle pit que se fueron repitiendo en el festival. Y suerte que no bajó a repartir estopa el mostrenco a la guitarra, Andy Williams, también profesional de wrestling, porque hubiésemos muerto cada vez que él quisiera.

hdr
No os pongo lo que sucedía bajo el escenario para no herir sensibilidades.

Mortal fue la decisión que tomamos tras el concierto: ir a cenar. Lo pensamos casi a la vez que las miles de personas que fueron ese día. Ya nos parecía un error que la zona de comer se encontrase tan lejos de los conciertos, a un buen paseo y con una ubicación donde ni ves ni oyes nada. Pero es que, pese a que había una variada oferta de puestos de comida, la cola de todos era más brutal que el concierto del que veníamos. Y posiblemente fuimos a coger la más lenta, la de las sabrosas hamburguesas de Pepita. Por culpa de esa decisión, nos perdimos tanto a THE CULT como a MASTODON. Dos conciertos. Imaginaos la cola y el cabreo. Aunque también hemos de decir que la cola se hizo más amena conociendo a gente de la más diversa. Y al final un festival también trata de eso.

hdr
El área de restauración, lejos de los escenarios.

Llegamos al plato fuerte del festival, SYSTEM OF A DOWN. El motor que nos ha traído a muchos desde los puntos más diversos de la península e islas hasta Madrid. Un grupo mítico del que muchos aun recordamos su legendario y accidentado concierto en el Festimad. Verlos en directo es una razón más que justificada para las locuras que muchos asistentes han hecho para venir ¿Y merecieron la pena? Por la reacción a las primeras canciones, parece que no cabe duda. Todo el recinto se convirtió en una sola voz. Era realmente impresionante como los miles de fans comenzaron cantando palabra por palabra el repertorio. De principio a fin de la canción. Tanto que a Serj Tankian apenas se le oía. No sólo por los multitudinarios coros, sino porque también pensamos que el sonido fue más bajo que el de otros grupos en el mismo escenario. Pero al público le daba lo mismo, siguieron cantando durante un buen puñado de canciones. Aquí ya no importaba grabarlo en el móvil, lo importante era sentir la canción y entregarse a la música. Posiblemente se entregaron mucho más los que estaban bajo el escenario que sobre él, ya que excepto Shavo Odadjian los miembros del grupo estuvieron bastante estáticos y poco dados al espectáculo. Dieron un show musicalmente correcto, pero excesivamente sobrio. Cada uno en su parcela de escenario sin ofrecer nada más que sus temazos. “¿Para qué más?” pensarán algunos. Bueno, pues algo más de interacción o unos audiovisuales para algunas canciones no hubiesen venido mal para dar algo de variedad y tregua. Sí, tregua, porque cuando los asistentes se cansaron de cantar, empezaron a brincar y a hacer moshpit, tanto si tocaba como si no. Una auténtica delicia. SOAD no se pudieron quejar de público, nos tenía totalmente mesmerizados e hipnotizados hasta el cierre con “Toxiticy” y “Sugar”. Al acabar todos nos quedamos con ganas de más, de mucho más.

mde
Sí, eso que se ve a lo lejos es SOAD

Así que nos fuimos a seguir brincando con el punk rapmetalero de ZEBRAHEAD y continuar con la fiesta numetalera. Brincamos, sí, pero de una forma más tranquila. Tanto que el cantante de la banda dijo que habíamos hecho el  “Wall of death more polite” que había visto nunca. Muchos en el concierto de Zebrahead descubrimos nuestro trabajo ideal, el de un miembro de la banda que, disfrazado de botellín de cerveza, únicamente se encontraba en el escenario bebiendo alcohol y haciendo unos escasos coros.

mde
De fiesta con ZEBRAHEAD

Bueno, algo parecido pasó en el cierre de la noche en el escenario 4 con ROCKZONE & JORDI WILD DJ’S. ¿Era necesaria tanta gente sobre el escenario para pinchar temazos de metal? Da lo mismo, el caso es que bailar canciones que no esperabas y que no oías desde hace años fue un magnífico broche a la noche.

 

SÁBADO:

El grunge del siglo 21 de ARCANE ROOTS sirvió para abrir nuestra última jornada. Se agradecía algo con guitarras y voces más ligeras, pero el sonido y su puesta en escena no era lo suficientemente bueno para emocionar a los numerosos asistentes tempraneros.

Mucho y bueno nos habían hablado del directo de KVELERTAK, cuyo frontman comenzó enmascarado al más puro estilo del nuestros piratinies. Por desgracia estos noruegos fueron nuestra mayor decepción del festival, no sólo porque en su repertorio no acababan de destacar en ningún aspecto, sino porque el sonido fue nefasto, el peor de todo el festival. Ruidos y pequeños cortes intermitentes de sonido que auguraba un mal futuro para el Mainstage2. Aunque afortunadamente no se repitió en los siguientes conciertos, el mal sonido nos “echó” a los brazos de PHILL CAMPBELL & THE BASTARDS SONS. El exguitarra de MOTORHËAD y sus hijos nos ofrecieron una honesta descarga de rock&roll puro sin artificios. Bueno, quizá el único artificio era la actitud Rock Star de Phill, pero se la ha ganado a pulso.

hdr
La familia que rockea unida permanece unida.

En un festival como éste, también se echaba en falta algo de postrock, y SYBERIA fueron los elegidos para representar este estilo. No son, ni mucho menos, sus mayores estandartes, pero nos dieron una buena ración de melodías instrumentales con las típicas maneras del género: repeticiones alargadas de ritmo, increscendos, pasajes relajados…

hdr
Atmósfera gelida en Syberia.

Y para relajados, APOCALYPTICA. El cuarteto de cuerda que se hizo famoso por versionear a METALLICA atrajo a muchos curiosos por descubrir cómo sería su puesta en escena. Comenzaron únicamente con el sonido de los cuatro violonchelos, acompañados por el tímido coro del público que no se sabía tan bien las letras de METALLICA como las de SOAD. Si el público hubiese coreado las composiciones de James Hetfield con el entusiasmo de la de los armenios, el show sí que hubiese sido épico. No fue el caso y el principal aliciente para continuar viendo el repertorio era comprobar si mejoraba con la entrada de la megabatería que se perfilaba tras los músicos. Y sí, mejoró al añadirse la percusión, pero tampoco lo suficiente como para preferir quedarnos en lugar de disfrutar con otros sonidos más movidos.

mde
Apocalípticos e integrados.

Otro estilo que no podía faltar es el metal industrial y MINISTRY dejó bien alto el pabellón para los aficionados de estos sonidos afilados y machacones. Afortunadamente el mal sonido del anterior concierto en ese escenario era un fantasma del pasado, y en el presente la música de un futuro apocalíptico del grupo liderado por Al Jourgensen sonó brillante. Además, los audiovisuales que aparecían por las pantallas, ampliaban la sensación distópica de su música. Aprovecho también para felicitar a los realizadores de las pantallas de los escenarios principales. Es impresionante cómo ha evolucionado la calidad de esas retransmisiones, pasando de la cámara casi fija de hace unos años, a auténticas virguerías realizadas en ese mismo momento, sin postproducción, al ritmo de la música en vivo, y que ampliaban y mejoraban la experiencia de los espectadores. Y el máximo exponente de esos alardes se produjeron en PROPHETS OF RAGE.

El supergrupo del año, PROPHETS OF RAGE, erepresentaban a la perfección a la comunidad rapmetalera con su crossover interpretado por un cantante de CYPRESS HILL (B-Real), otro de PUBLIC ENEMY (Chuck D) junto al dj del mismo grupo (DJ Lord) y la guitarra, el bajo y la batería de RAGE AGAINST THE MACHINE. Todo un equipazo que, al tener como espina dorsal a los antiguos compañeros de Zach de la Rocha, dejan claro que el estilo del juego es el suyo, nutriendo la mayoría del setlist del repertorio de su  exgrupo. También es cierto que es lo que la mayoría del público esperaba recibir. De los dos delanteros fichados Chuck D fue el que más brilló, a pesar de que su grave voz difería más de la que Zach ofrecía en la composición original. Su vozarrón daba más empaque que la voz hispana de B-Real. En el medio tiempo Tom Morello, el cerebro del equipo, permitió unos momentos estelares para el otro repartidor de juego, Dj Lord. Así, dejaron unos minutos al hip hop y los scratches que culminaron en un duelo entre los platos del dj y las cuerdas de Morello. En la segunda parte, Morello volvió a tomar las riendas ante un público entregadísimo que no dejamos de brincar desde el pitido inicial. Únicamente dejamos de hacerlo en el emotivo homenaje a Chris Cornell, su excompañero en AUDIOSLAVE tocando una versión instrumental de la canción “Like a Stone” que el público coreó con más corazón que inglés durante el estribillo mientras unas metáforicas gotas caían, únicamente durante estos momentos, desde el cielo. Un gran momento para recordar. Ttras ese paréntesis, volvieron los saltos con la ametralladora de temazos esperados de los RATM para cerrar la traca. Estos galácticos o dream team, lo que prefieras, ganaron por goleada.

hdr
PROPHETS OF RAGE

Galácticos también son NoFX, marcianos concretamente. Y venían a abducirnos con su punk californiano repitiendo una y otra vez el mantra “ocho”. ¿Por qué? Porque estos hardcoretas siguen subiendo a un escenario para divertirse con lo que sea y hacer lo que les venga en gana. Y en esta ocasión decidieron tocar un repertorio de lo más inusual. Era de esperar que tocasen las canciones de su último álbum, entre ellas otro homenaje a otro músico fallecido recientemente, Tony Sly. Pero también interpretaron muchas canciones de sus discos menos afamados, dejando espacio a únicamente un pequeño puñado de composiciones del siglo pasado. Los que les seguíamos sobretodo en esa época, nos quedamos esperando más canciones clásicas. Aun así, los fans de su música -o simplemente del pogo- lo dimos todo, creándose los moshpits más auténticos y acelerados de todo el festival. Y es que muchos teníamos más ganas de punk dentro del cartel del Download. Esperemos que para el año que viene disfrutemos de más hardcore melódico.

dav
NoFX y su gigantesca bandera decorativa.

De momento nos quedamos con un magnífico sabor de boca que mezcla sangre por la violencia, sudor por el calor y la energía, metal por los riffs y felicidad por el magnífico ambiente vivido estos tres días. Una auténtica descarga de adrenalina, rock y cuernos.

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

image-2.jpg

 

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone