Enrique Bunbury gigante 18
FESTIVAL GIGANTE,  FESTIVALES >,  NOTICIAS,  SEPTIEMBRE

ELEGANCIA Y SORPRESAS EMERGENTES DEL FESTIVAL GIGANTE 2018

Meses de espera, de interesantes confirmaciones y de muchas novedades. Pasamos de dos a tres días de actuaciones y actividades para todas las edades. La presencia de los más pequeños a lo largo del recinto de Fuente la Niña dejaba unas instantáneas muy tiernas con toda la familia disfrutando de los grupos que se han dado cita en esta edición: Enrique Bunbury, Viva Suecia, La M.O.D.A, Ángel Stanich, Rufus T. Firefly, Lagartija Nick y muchos más.  De muchos de ellos os hablamos largo y tendido en esta crónica por los tres días Gigantes que Guadalajara vivió del 30 de agosto al 1 de septiembre.

Jueves

Un público confuso y algo tímido acogió a Ron Gallo en el Escenario Gigante. El norteamericano, con sólo dos discos bajo el brazo, salió y apenas se desvió del repertorio para presentar a la banda. Algo que contrastó con su show: desenfrenado y bizarro, vistiendo un look de albañil mezclado con gestos propios de Charlot. Y para completar esta imagen de marciano garage, dejó a un lado su guitarra para cantar pegado al micro una versión de Somethin’ Stupid de Frank Sinatra, cerrando con su efervescente himno Young lady, you’re scaring me.

Ron Gallo gigante 2018
Ron Gallo

El buen rollo del nuevo trabajo que presentó El Kanka dejó buen sabor de boca a muchos de los congregados en la primera jornada. En el repertorio, algunas canciones de El arte de saltar (2018) se compaginaron con clásicos como Lo mal que estoy, Volar o Canela en rama.  El canto de cariño a Andalucía, o la nueva perla Sí que puedes también tuvieron presencia entre la variedad instrumental y vocal de la banda (ritmos de beatbox incluido).

La nota canalla de la noche la pusieron los Sexy Zebras. Cantando al amor, al sexo y a la libertad, en definitiva, enchufaron su guitarra y bajo a unos amplificadores que nos dejaron los oídos botando. Incluso más que ellos, que llenaban el escenario entre carreras, guitarrazos y canciones como Machote, El semental o Sexo y marihuana. El remate final, cómo no, tenía que ser con el clásico Hijo de puta, un gancho frontal que nos dejó exhaustos sobre el césped pidiendo la hora. ¿Sobrevivirían nuestras cervicales a los dos días que quedaban?

Viernes

Lagartija Nick inauguraron nuestra ruta por el segundo día de festival, un rock enraizado en Granada muy interesante para arrancar la jornada. En el escenario Guadalajara, Viva Suecia hizo lo propio a las 21:15. Una de las propuestas nacionales que más público juntó en esa franja horaria, previa a los dos grandes nombres de la jornada. Pusieron sobre las tablas la carne en el asador con temas que ya son muy queridos, como El nudo y la esperanza, A dónde ir y la imprescindible Hemos ganado tiempo.

En la parte trasera del recinto, situado en la zona de restauración, un grupo del Escenario Coca Cola, destinado a grupos emergentes, nos llamó poderosamente la atención mientras aprovechábamos unos minutos de necesario descanso. Los Estanques empezaron a congregar a conocidos y a curiosos en torno a su propuesta de rock progresivo con influencias de lo más variopintas.

Los Estanques gigante 2018
Los Estanques

Dorian fueron uno de los dos platos fuertes de la noche. El grupo catalán presentó en Guadalajara su Justicia Universal (2018), eje vertebrador de un setlist combinado con clásicos como Cualquier otra parte o Arrecife. El último trabajo de Dorian lució con matrícula de honor en todos los sentidos – sonido, puesta en escena y mucha clase -, incluso en la invitada especial para una de las canciones más vibrantes: Vicios y defectos junto a Maryan Frutos (KUVE).

La Maravillosa Orquesta del Alcohol aterrizó en una de las últimas citas festivaleras de este intenso verano que han tenido por delante. Cumplieron con lo que esperaba un público entusiasmado por cada obús que lanzaban, tanto de su último disco, Salvavida (de las balas perdidas, 2018), como de temas emblemáticos como son Catedrales, Flores del mal o Los hijos de Johnny Cash.

la moda gigante 2018
La Maravillosa Orquesta del Alcohol

Sábado

Full fueron los encargados de poner música al atardecer del sábado. Los sevillanos, en clara trayectoria ascendente, supieron congregar una nada desestimable masa de fans ya antes de empezar, y centraron su repertorio en los temas más reconocibles de sus dos álbumes. “Dentro de muy poco sacaremos un disco nuevo, pero ahora vamos a tocar un sencillo que hemos sacado” anunció el cantante, antes de comenzar Alfombra Roja. Tras ellos siguieron Elefantes, quienes tras su reunión en 2013 continúan girando. Esta vez, con disco bajo el brazo, y echando de menos las colaboraciones que les han devuelto a la relevancia los últimos años, como Love of Lesbian o Bunbury, a quien dedicaron Duele. “Enrique, por razones obvias no puedes subir a tocar con nosotros esta canción, así que esta es para ti”, anunciaba Shuarma, líder del cuarteto.

Elefantes gigante 18
Elefantes

Enrique Bunbury, mientras tanto, ultimaba su plan para tomar las riendas del festival desde el escenario Gigante. La ceremonia de la confusión y La actitud correcta, de su reciente disco Expectativas (2017), llegaron como dos trallazos. Pocos solistas cuentan hoy en día con el peso y el carisma de Bunbury en el panorama nacional, y aprovechó cada minuto de su último concierto en España del cuarto round de su EX-Tour para hacerlo notar. Siempre galán hacia su público, salió a defender su etapa en solitario con pocos guiños hacia su época en Héroes del Silencio, con obligadas pero emotivas versiones de Mar adentro, Héroe de leyenda y Maldito duende. El zaragozano cerró con Lady Blue un concierto de hora y media de duración, en clara posición de cabeza de cartel del Gigante.

Ángel Stanich Gigante 18
Ángel Stanich

Ángel Stanich vive un momento dulce. Tras publicar uno de los mejores discos del pasado año, ya no siente la necesidad de apoyarse en sus primeras canciones. Sólo descartó para el setlist tres canciones de su Antigua y Barbuda (2017), y dejó claro que cada vez se siente más cómodo ante públicos cada vez mayores. “Javier, digo, Víctor, ¿cuál es la siguiente canción?” bromeó el santanderino, excelentemente rodeado, quien se presentó esta vez como Camilo José Cela.

Le siguió Rufus T. Firefly en buena conjunción psicodélica, recordando que sólo tres años atrás tocaron en el Gigante en el modesto espacio emergente del festival. Presentaron un recién salido del horno Loto (2018), continuación del brillante Magnolia (2017), formando ambos “una obra dedicada al amor a la música y el arte, tan maltratados estos días”, como lo definió Víctor Cabezuelo. Un arte llevado al escenario con un sonido impecable, un protagonismo de la batería y de registros menos ‘comunes’ que otros artistas que pasaron por el festival.

Rufus T Firefly gigante 18
Rufus T. Firefly

La clausura de esta edición gigantesca corrió a cargo de la locura colectiva que generó Kitai. A golpe de una desatada mezcla entre punk y cuidadas melodías, dejaron claras desde el principio sus intenciones. Revolucionaron el final de festival con su ya célebre “batería portátil”, que pasearon entre las primeras filas ante el estupor y la locura del público. Se despidieron de la ‘familia’ de Guadalajara con varios mensajes de agradecimiento y una declaración de intenciones: no será la última vez que su camino se cruce con el nuestro.

Kitai gigante 18
Kitai
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

¿Qué pasaría si metieras en una licuadora dos partes de Oasis, con una de Kase.O, otra de Calexico, un cuarto de Lady Gaga y unas gotas de Bad Religion? Pues te saldríamos nosotros, bienvenidos a FESTINFO ⚡ Siempre más música!