Foto: Andrea Silván
Entrevistas,  NOTICIAS

ENTREVISTA MORGAN: “AIR ES EL AIRE QUE NOS HA DADO TIEMPO A COGER”

Si a estas alturas no conoces a esta banda afincada en Madrid, y nacida en 2012, ya tienes una lectura, una canción y numerosas respuestas de sus integrantes sobre quiénes son y qué hacen. Una bella pieza como es Air continúa la senda marcada por su LP debut, North. Empezaron siendo tres: Nina de Juan (piano, voz) , Paco López (guitarra y voz) y Ekain Elorza (batería). Ahora son cinco gracias a la incorporación definitiva de Alejandro Ovejero en el bajo y de David Schulthess al teclado, cariñosamente llamado ‘Chuches’ por sus compañeros y colegas de grupo.

En lo que dura un café y el tiempo que permiten los días de intensa promoción, charlamos con Ekain, Nina y Paco del camino que les ha conducido hasta lo que Morgan es hoy en día.

Más de 100 conciertos en 2017 y en apenas meses nos regaláis algo como Air. ¿Os ha dado tiempo a coger aire para lo que venga a partir de ahora? Muy poco tiempo ha pasado entre el final de gira en Madrid y el anuncio de vuestro 2º trabajo.

Nina: El disco es el aire que nos ha dado tiempo a coger.

Ekain Elorza: Hemos parado muy poquito. Pensándolo bien, no me veo parado mucho más tiempo. Ha sido perfecto porque no hemos acabado muy cansados de la gira tampoco. Cada vez iba mejor, venía más gente y cada concierto era una pequeña celebración de lo vivido, no teníamos muchas ganas de parar. Sí que queríamos añadir más canciones al repertorio, cambiar un poco el set-list. Por eso decidimos juntar el fin de gira y la grabación en enero/febrero, que son dos meses donde se deciden mil cosas.

N: Ha habido… Diez días de descanso

E.E: Igual dentro de dos años estamos agotados, ¡pero por ahora vamos bien!

Y para más inri, además de lo que estabais haciendo, colaborabais con otros artistas y en otros conciertos… ¿Cómo gestionáis todo ese trabajo?

N: Las colaboraciones que hemos hecho, o los eventos a los que hemos ido son cosas puntuales.

Paco López: Ekain es el que lo tiene más difícil, que tiene nuevo disco con Dinero (NdR: Elorza es el batería del grupo Dinero).

E.E: La cosa es priorizar y cuidar mucho la agenda y saber decir que no cuando toca. A mi me cuesta mucho, suelo decir que sí a todo, y a veces te metes en algún lio y es cuando toca aprender que no se puede abarcar todo.

¿Esperabais la gran acogida de vuestro primer LP, North?

N: Queríamos presentar nuestras canciones a familia y amigos. Luego vimos cómo creció la acogida…

P.L: Creo que desde el principio vi que teníamos algo especial entre las manos cuando acabamos de hacerlo, y al tener tiempo de respirar y escuchar el disco.

E.E: (a la par que Pablo) Sí, algo con lo que estábamos muy contentos de lo conseguido. Llevábamos unos años ensayando y la cosa cuajó.

P.L: Podía pasar con otros discos también

E.E: Claro, siempre cuando acabas un disco sientes orgullo del trabajo bien hecho y te agrada. Pero de ahí a conseguir tanta ilusión no te lo esperas. Y menos en un producto como Morgan: en inglés, fuera de lo que digamos ‘está de moda’ o vende. No es lo que se lleva. De primeras no te esperas que vaya a tener tantísima repercusión.

¿Da más vértigo enfrentarse a un segundo disco que al disco debut?

P.L: Lo analizo fríamente y estoy muy contento de hacia dónde ha ido la banda. Del trabajo de las canciones, que tienen muchísimo sentido con lo que veníamos haciendo, y encima haber podido trabajar con ‘Chuches’ (nombre cariñoso para el teclista David Schulthess) y con Ove (el bajista Alejandro Ovejero), que con el bajo en el primer disco sí que estaban, pero…

N: No estuvieron desde el primer momento montando las canciones, y en este caso sí.

P.L: Claro, yo la sensación que tengo con el disco es esa: hemos completado incluso lo que veníamos haciendo. Si nos lloviesen palos me daría un poco igual. Tengo muy claro que lo que hemos hecho tiene sentido, y si no gusta o se esperaba otra cosa ya no es problema nuestro

N: Nosotros no podemos controlarlo mucho

E.E: Tampoco nos hemos metido a estrujarnos el cerebro diciendo: ‘cómo tiene que sonar para que sea lo que la gente espera y demás’. Hemos intentado que todo sea como muy fluido, rápido, natural…

N: Y muy nuestro, también. Si al final dejas que la parte externa entre a tu sitio de trabajo perjudica a las canciones.  Lo difícil es que trabajamos mucho para conseguirlo, es hacer lo que nosotros pensamos que tenemos que hacer y no lo que piensa otra persona.

¿Qué nuevos elementos instrumentales introducís en Air?

E.E: Algún sintetizador.

P.L: Por ejemplo, la canción que abre el disco, comentábamos el otro día que si la hubiésemos grabado en el primer CD hubiese sido solo piano y voz. El hecho de que estuviese ‘Chuches’ ahora nos permite probar. ‘Vamos a probar a hacer una atmósfera allí, o ambiente diferente allá’. Él controla de esos sonidos, por lo que puede aportar ahí, y ahora podemos crear esa introducción del tema de manera distinta a como lo hubiésemos hecho. Podemos hacer que la escucha sea más completa, más amena.

E.E: Ahora hay cuatro voces también. Antes estaba la voz de Nina, el coro de Paco… Ahora está el coro de Ovejero y de Chuches, da más juego y en el futuro le daremos todavía más importancia porque son cosas que antes no teníamos. Antes era una intro de guitarra y otra de piano, o de batería.

Morgan. Foto: Andrea Silván
Morgan. Foto: Andrea Silván

Blue Eyes es una de las canciones más rítmicas del disco, ¿qué queréis provocar en quien la escuche?

N: No me lo había preguntado nunca (risas). La canción habla de un sentimiento bastante contradictorio sobre el amor, que muchas veces es muy intenso y otras no lo es tanto. Queríamos acompañar esa idea con esos ritmos.

PL: Es la canción mas rockera de todas en el sentido clásico de la palabra. La batería es súper pesada, tiene una parte instrumental larga que no tenemos en otras canciones. Desarrollamos por ahí un riff… Es una de las mas distintas al resto del disco.

EE: El ritmo del corazón es el que impera

N: Si, con un beat distinto que se empezó a tocar así

De las nueve canciones que forman Air, ¿cuál es la que más ha costado rematar/ensamblar/hacer en el proceso?

E.E: Flying peacefully

P.L: Y Be a man, también.

E.E: Cierto, es hasta el último momento no la vimos.

N: había un día que pensábamos que no entraba, que no le encontrábamos el punto.

E.E: Be a man hasta el día de la mezcla no la vi. La escuchaba y no… No.

N: Pues esas dos, Be a man y Flying peacefully

P.L: Eso si que viene de atrás, que siempre hay dos canciones que se nos resisten.

E.E: Pero, de repente, en el último momento fue como…

P.L: ¡Tiene que estar! Y de hecho ha crecido mucho. Cuando hay una cosa que queremos arreglar es porque pensamos que merece la pena, que la canción lo merece. Es verdad que en esas dos tuvimos esos momentos, pero en ambas estoy muy orgulloso de cómo se solucionó.

E.E: De hecho Be a man la tocamos el pasado sábado (10 de marzo) en la sala Sol, y para mí fue uno de los momentos de la noche. Fue como que ‘lo vi’, queda por trabajar, pero lo vi claro.

Digamos que fue una primera toma de contacto de Air con el público

N: Si, de hecho era la primera vez que lo tocábamos en directo… Y estábamos un poco ‘cagaos’.

Estas dos canciones casi se quedan fuera, pero por suerte han acabado publicadas. ¿Qué canción no ha tenido esta vez la misma suerte, y que quizás resuciten en un próximo disco?

N: Se han quedado varias. Hay una que también se cayó de North, se ha quedado fuera de Air, El librero, pero siempre la tocamos en directo y la gente ya la conoce, entonces es casi como de la familia. Ya se va a quedar con nosotros mucho tiempo. Luego hay tres que se han caído un poco porque cumplían una función que ya están cumpliendo otras canciones que nos apetecía más meter en Air. No sé si esas irán a un tercero, al cuarto, o no irán…

E.E: O salen por medio…

P.L: Sí, o a lo mejor salen de repente en otra cosa que hagamos

E.E: Hay canciones en la recámara que nos gustan igual, ¡ojo!

Sargento de Hierro precisamente en la Joy Eslava en 2017, la interpretasteis con Quique González, músico con el que Nina guardará bastante relación. ¿Cómo ha sido compartir escenario con él?

N: Una maravilla. Una experiencia muy enriquecedora personal y profesionalmente. Él es muy generoso, y es muy fácil trabajar con él. Tiene un amor y un respeto por la música que yo he visto en ellos y que hace que con ese tipo de personas quiera estar. Quiero que lo importante en mi vida sea la música, no nada exterior. Y eso lo vi en él después de toda su trayectoria. Yo le pillé en un momento en el que lleva 20 años tocando y aun así sigue respetando la música de esa manera.

¿Cómo es la aventura de autogestionarse la grabación de un disco?

N: ¡Pues muy dura!

E.E: Una aventura, tú lo has dicho. ¿Te conoces la de Magallanes? ¡Pues algo parecido! (Risas)

N: Conlleva mucho esfuerzo, mucha inversión emocional y económica. Luego merece la pena porque conocemos qué pasa con nuestras cosas.  Es durillo, imagino que como cualquier trabajo en el que tienes que ocuparte tu de todo.

E.E: Te obliga a aprender muchas cosas muy rápido. Cosas en las que ni siquiera te habías fijado. Te ves en situaciones en las que cada uno piensa de alguna manera, tienes que hacer que todo funcione…

N: Es enriquecedor también. Aprendes y cambias de perspectiva, te abre la mente, te enteras de cosas que deberían estar a mano de todo el mundo y no lo están… Pero te das cuenta de que es posible hacerlo.

P.L: Nuestro caso fue bastante natural porque cuando decidimos grabar el disco no tuvimos otra opción. Nadie te va a llamar, es una cosa que has decidido entre colegas ensayamos a nuestro ritmo, etc. Una vez que estaba grabado, y una vez montamos un poco nuestro plan, nuestro mánager Marcos entró y se encargó de toda esa parte que nosotros no conocíamos. Con una persona más, de repente la banda estaba funcionando a mejor ritmo. No es autoeditado por convicción, es por circunstancia.

N: Como le pasará a la mayoría de bandas.

P.L: De hecho me extraña que alguien grabe su primer disco ya contratado, así de primeras

E.E: Lo que está claro es que este aprendizaje de todos los aspectos de tener un grupo a la larga nos servirán para cualquier cosa.

¿Qué os hizo apostar por este proyecto de banda y no por otra profesión? Dedicaros a Morgan o a proyectos paralelos, en definitiva.

N: Creo que todos tenemos otros proyectos a la par

E.E: Y las circunstancias nos han llevado a Morgan

N: Personalmente… ¡Ellos! (señalando a sus dos compañeros). Fueron los que me arrastraron a dedicarme a la música. Yo iba para otra cosa, no se qué es, pero estaba estudiando Empresariales cuando pasó.

E.E: Te obligamos!! (Risas)

N: Ellos escucharon un par de tema que tenía por ahí, y me invitaron a montar una banda y ahí fue cuando empecé a dedicarme a lo musical.

P.L: El momento en el que decido meterme a fondo es con 20 años al dejar la carrera. A partir de ahí hay veces que he podido trabajar, que son las menos… Y hay veces que he tenido que compaginar lo que estaba haciendo de música con otras cosas, la mayor parte del tiempo. Pero siempre teniendo claro que yo lo que quería hacer era tocar. No he tenido un proyecto como el de Morgan hasta ahora que funcionase lo suficientemente bien como para poder hacer solo lo que yo quería.

E.E: Yo empecé a tocar de bien pequeño porque mis hermanos tocaban en casa, tenia a mano una batería. Con 14 años me acuerdo de estar sentado en la batería y decir: ‘sería flipante poder vivir de esto’. Mis hermanos mayores compraban un montón de revistas, leía entrevistas  de todo tipo… Poco a poco fui encaminando mi vida a esto, dando pequeños pasos, tuve ‘grupos’ desde los trece grabando cosas y tal. Cuando vi que en país vasco no había mucho margen de maniobra decidí venir a Madrid a los 19. A empezar de cero otra vez, a conocer gente con talento y hacer una carrera junto a quien te gusta tocar.

P.L: No sabe hacer otra cosa tampoco

E.E: Cierto, tampoco me imagino haciendo otra cosa (Risas)

Para concluir… Si no estuviéramos en este momento, sino en 2012 antes de la formación actual del grupo, ¿volveríais a tomar la decisión de dedicaros full time a la música?

Unanimidad: Siempre

N: Seríamos muy infelices si no hiciésemos esto…

P.L: … pero nunca le aconsejaría a nadie que lo hiciese (Risas)

Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433283612440

post celia small

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone

¿Qué pasaría si metieras en una licuadora dos partes de Oasis, con una de Kase.O, otra de Calexico, un cuarto de Lady Gaga y unas gotas de Bad Religion? Pues te saldríamos nosotros, bienvenidos a FESTINFO ⚡ Siempre más música!