FESTIVAL DE LES ARTS

FESTIVAL DE LES ARTS: CRÓNICA 2015

Bueno, de todas las crónicas que he hecho desde que comencé con la web, sin duda, esta que estás leyendo ahora mismo es una de las que más ilusión me hace escribir.

Y es que todos los festis tienen su encanto, y siempre es un placer recordar los mejores momentos de una edición, pero muy pocas veces podemos ser testigos del nacimiento de un festival, y en esta ocasión, lo hemos hecho.

Porque Valencia ha acogido la primera edición del Festival de Les Arts.

Para analizarlo, no nos tenemos que ceñir a las dos jornadas puramente musicales que tuvieron lugar el pasado fin de semana, sino que tenemos que tener en cuenta que si la Ciudad de las Artes y las Ciencias fue el corazón del festival, los barrios aledaños fueron los brazos y las piernas que lograron que este festival se pusiera en pie por todo lo alto. En sus venas circulaban distintas corrientes artísticas, desde ilustradores, pasando por diseñadores y expertos gastronómicos. Porque la esencia Les Arts lleva desde hace meses empapando algunos de los centros neurálgicos de la ciudad con actividades culturales y movimientos de distintos creadores, que fueron poniendo su granito de arena para dar un nombre propio a este festival.

Si vives en Valencia, seguramente habrás visto en las semanas previas, más de un cartel llamando a la acción en lugares como Ruzafa o La Patacona, pero el pistoletazo de salida oficial tuvo lugar el pasado Jueves 4 de Junio en Las Naves con LES ARTS PRO.

IMG_2494

Un encuentro entre diferentes corrientes artísticas, donde pudimos disfrutar de charlas ilustradores como Carla de Littleisdrawing o Guim Tió.

La música llegó de la mano de Thee Vertigos, Chloe’s Clue o Polonio, entre otros.

Puedes ver más sobre este evento en este post: #LESARTSPRO #FESTINFOART

Horas después del PRO, amanecíamos en el tan esperado Viernes 5 de Junio, el día donde Valencia iba a ser el main stage de todas las miradas. Y al fin el Les Arts salió al ruedo y no defraudó.

Siendo totalmente sincera, cuando la organización publicó el plano del festival, me había quedado un poco escéptica ante la proximidad de los escenarios, pero al llegar al recinto me di cuenta que afortunadamente estaba equivocada. El escenario Heineken era enorme y estaba muy bien emplazado. Mientras que el Negrita, y el Coolway, aunque estaban pegados, permitían moverse libremente y casi no se llegaban a solapar actuaciones.

Como siempre os hablaré solamente de las actuaciones que vi en directo, así que vamos al lío.

La primera jornada del festival comenzó con Nuria Graham y Mishima, pero (vivan los viernes de oficina) llegué justo a las 18hs para ver León Benavente en el escenario Coolway.

Un poquito más tarde pude disfrutar del primer concierto acústico gracias a las acciones #LiveAccessLesArts organizados por Heineken.

Este concierto tuvo lugar en una sala privada que había dentro de la zona VIP, y además de poder ver en primera persona a Second, los de Heineken fueron tan majos, que hasta nos invitaron a una cerveza. ¡Todo un lujo para comenzar el festival!

Minutos más tarde el escenario principal del Festival de Les Arts abría el telón para su primera actuación que tendría lugar de la mano de Dorian.

Los de Barcelona sacaron toda su artillería a escena con su espectáculo “Diez Años y Un Día”, donde además de dar cabida a sus últimos temas, no dudaron en hacer un repaso a himnos como “Los amigos que perdí” o “Cualquier otra parte”.

Sobre las 8 y algo de la tarde, llegaba el turno de Triángulo de Amor Bizarro, quienes hicieron bailar a más de uno en el escenario Coolway con los ritmos noise rock de “Victoria Mística”.

Una hora después, el escenario Heineken volvía a ser el centro de todas las miradas, con una de las actuaciones que yo más estaba esperando, la de Everything Everything. La llegada de los Mancheser fue una ola de color en el atardecer de Les Arts que revolucionó a sus fans con temas como “Regrets” o “Distant past”.

Sobre las 10 de noche llegaba el momento de ver (por segunda vez en el día) a Second. En esta ocasión por todo lo alto con su enérgica actuación sobre el escenario Coolway, con un público entregado que no paró de corear infaltables como “Rincón exquisito” o “Nada”, o su último single “Nueva sensación”.

El broche de oro de la noche (sí, luego venía de The Sounds, pero con tanto tute ya necesitaba ir a dormir un poco y por una vez que no hay que ir al camping, había que aprovechar jaja). Como te decía el broche de la noche lo puso Supersubmarina, quienes llegaron con sus dosis de “Arena y Sal” para dar rienda suelta a un directo enérgico donde no faltaron canciones como “Ana”, “Viento de Cara” o “Magia Electroviral”.

Los conciertos del sábado comenzaron de la mano de Lyann y Joan Miquel Oliver, pero no fue hasta Jero Romero, sobre las 17hs que me dio tiempo a llegar al recinto.

El de Toledo fue el encargado de levantar el telón del escenario Heineken de esta segunda jornada, y junto a su banda, hicieron que casi todo el Les Arts coreara canciones como “Cabeza de León” y “Devolverte”.

Sobre las 18hs llegaba el turno de Carlos Sadness. Canciones bonitas, mezcladas con letras irónicas  y todo empapado bajo un cocktail de buen rollo que no puede faltar en ningun festival. Pero no estuvo solo, la blogger Dulceida subió con él al escenario para cantar juntos “Miss Honolulu” sobre el escenario Coolway:

De vuelta al escenario principal, llegaba el turno de Izal, y todo parecía intuir que esto iba a ser un bombazo! Miraras por donde miraras no cabía un alfiler en los alrededores del main stage de Heineken. Todos unidos bajo una sola voz acompañando a un Mikel que estrenaba nuevo look, y un Alejandro que no podía disimular la cara de felicidad por jugar en casa, y no defraudaron con canciones como “Despedida” y su infaltable “Qué bien”.

A eso de las 8 de la tarde, los míticos Delorean se hacían con el público del Coolway para transportarnos desde Gipuzkoa en un viaje a de transición entre sus temas más bailables y toques de post-punk:

Llegaba el atardecer al Les Arts y mientras algunos iban al Food Market a descubrir nuevos sabores para cenar, en una de las puntas el recinto se comenzaba a transmitir el partido de Barcelona-Juventus, lo que hizo que no hubiera mucha gente durante el potente directo de Band of Skulls.

El el trío de Southampton, dio rienda suelta a un concierto enérgico que nos hizo que no paráramos de mover la cabeza hasta su último single “I know what I am”, donde ya fue la explosión de saltos de todos los que estábamos en el escenario Heineken.

Sobre las 23.15 los granadinos tomaban el mando del escenario principal, porque era la hora de que Lori Meyers hiciera poner patas arriba a (todo, sí casi todo) el Festival de Les Arts, poco se puede decir más que al igual que el llenazo Izal el día anterior, pueden seguir pasando los años y los fans del indie español no va a querer dejar de cantar nunca himnos como “Alta Fidelidad” o «Mi Realidad».

Me escapé un momento para hacer una visita fugaz a Mourn, tanto me habían hablado de ellas, que me quedé boquiabierta que ese sonido salía de estas pequeñas mujeres con un directo más que potente sobre el escenario Negrita.

A medianoche llegaba el turno de Is Tropical. Los de Londres llegaron a golpe de synthpop haciendo bailar a los del escenario Coolway.

A la 1 y media de la noche, llegaba por fin el concierto que más había estado yo esperando desde que el Les Arts comenzó a anunciar los nombres de su cartel.

Se trataba de The Wombats. Llevo años siguiendo a los de Liverpool en su gira cada vez que vienen a nuestro país, y la verdad es que todavía no me creía que fueran a tocar en casa.

En la música, como todo en esta vida, es relativa, lo que a mí me puede parecer una “melocotonazo”, para otro le puede parecer un aburrimiento, pero oye, que quieres que te diga, The Wombats llegan y lo petan, siempre. Había mucha gente que todavía no los había visto en vivo y me comentaron luego que les gustó el directo, así que con eso ya me quedo más que contenta.

Como en el Arenal Sound del año pasado, el trío de Liverpool puso toda la carne en el asador con canciones como “Kill the director” y “Techno fan”, haciendo hueco para sus nuevos “Give me a try” y “Greek tragedy”.

No podría terminar esta crónica sin hablarles del #LiveAcessLesArts, el espacio para conciertos exclusivos que ofreció Heineken para los asistentes con entrada VIP.

Una habitación que ambientada en verde que nos permitió disfrutar cara a cara de directos y acústicos como el de Second, The Wombats, La Habitación Roja, Full o Is Tropical. Os animo a que los sigáis en Twitter (@Heineken_Es) ya que lo que vivimos en esas cuatro paredes fue pura magia, y lo irán publicando todo en redes.

Como te mencionaba al principio, este festival no se ceñía estrictamente al panorama musical, sino que hacía un guiño a las demás corrientes artísticas, como gastronómicas y de diseño en general.

Cada rincón del Les Arts escondía un lugar bonito donde parar, tocar, sentir y descubrir nuevas sensaciones.

El Festival de Les Arts llegó a su fin, el personal de seguridad nos dice que nos levantemos para ir despejando el lugar, y mientras camino, no puedo parar de mirar para atrás, hacia los escenarios, la gente, la pulsera, las barras de donde algunos apuran sus últimos tragos… sigo caminando, con esa sonrisa en la cara que se te queda después de haber vivido una experiencia increíble durante tres días seguidos. Mis ojos siguen dando vuelta por todo el recinto hasta que me cruzo con la luna. Esa “luna de Valencia” que fue testigo de unas jornadas mágicas en la ciudad y sólo espero que esto sea el comienzo de un gran proyecto, porque ya será difícil imaginar la Ciudad de Las Artes y las Ciencias sin el Festival de Les Arts.

Seguiremos subiendo todas las novedades de la próxima edición del Festival de Les Arts en Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo), con el hashtag #FestinfoART, stay tuned!

 

TAMBIÉN PUEDES ENCONTRARNOS EN:

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone