CONCIERTOS,  NOTICIAS

CRÓNICA: UNA NOCHE CON DEPEDRO

El martes 24 de octubre tuvimos la oportunidad de asistir a uno de los seis conciertos que Depedro darán en la sala Galileo Galilei de Madrid. Las entradas para el resto de días, incluida la matinal del sábado, se agotaron a pocos días de arrancar esta maratón musical.Con un aforo más que completo para ser martes, la tarea de telonear en una noche tan especial estuvo a cargo de un viejo amigo de Zavala, Pez Mago. Una previa con sólo la voz, una guitarra y una sala ruidosa pero cada vez más expectante ante lo que estaba por venir. 

Luces abajo, el inconfundible letrero luminoso del escenario de la Galileo, y un goteo constante de personas tomando posición para empezar a abrir bocas con Como el viento, Hay algo ahí y Nubes de papel. Mucha calidad para un escenario que, por momentos, parecía más pequeño de lo que era de la cantidad de instrumentos que pululaban por allí. Guitarras, bajo, la batería colocada con cierto ajuste cerca de la zona por la que salían y entraban los artistas sorpresa… Hasta un ukelele danzaba por allí. Pero lo que de verdad puso los pelos de punta fue la parte de los metales. Momento en el que hubo que mirar a las alturas para ver a uno de ellos tocando un precioso solo. 

DSC_0210-01

DSC_0084-01

Entre las sorpresas, cuando Jairo Zavala mencionó la palabra ‘primavera’, muchos captaron a la primera quién sería uno de los invitados listos para salir a tocar: Fuel Fandango. No faltó una versión de La primavera, y la canción del último EP Acuérdate. Otra de las sorpresas la dieron dos integrantes de Morgan, Nina y David Schulthess, que interpretaron junto a toda la banda Tu mediodía.

Para los que entraron pronto a la Galileo mientras tocaba Pez Mago, y quizás no le escucharon demasiado bien por el ruido generado de alguna conversación, le pudieron disfrutar en otras tantas canciones como si fuera uno más de Depedro, sobre todo en Two parts in one y Blister in the sun, una muestra de canciones menos habituales en el set list.

DSC_0195-01

DSC_0136

Y si hay que hablar de otro de los momentos que se te quedan en la memoria una larga temporada, es el momento en el que todos los presentes sobre el escenario bajan del escenario y se fusionan entre el público para bailar, cantar y gozar con el alegre Pescador. Con toda la gente brazos arriba y coreando las letras a la par que Zavala y compañía, era imposible distinguirles entre todo el respetable. 

Durante las casi dos horas de show no sólo disfrutamos de los temas más queridos de El Pasajero, sino que también hicieron un repaso profundo a toda la discografía de Depedro. Desde los primeros pasos en 2010 con Nubes de papel o la siempre inigualable Diciembre. El Pescador representó a su segundo LP, La increíble historia de un hombre bueno, y Depedro (2013) casi se vio tan representado como su último disco con la Llorona, La memoria, Miguelito o Como el viento

¿Qué es un concierto sin un amago de irse para que supliquemos por un poco más de música? Ese momento de entre súplica y broma preconcebida se saldó con un trío de canciones para hacernos vibrar: primero la tranquila Miguelito, Levanta y la marchosa Comanche (cariñosamente llamada ‘Jumanji’ por alguno de los invitados) fueron el broche a un concierto completo, con un público cómplice y entregado a toda la banda, y con una sensación de que volveremos. Por ahora, aún hay tres días más de música con invitados de lujo. Cada día el ambiente de la Galileo cambiará, y este texto pretende trasladar al menos una parte de lo que serán estas Cinco noches y un día.

DSC_0118

 Sigue todas las novedades en nuestro Twitter (www.twitter.com/FestivalesInfo)

hipsterlogogenerator_1433366798138hipsterlogogenerator_1433283612440hipsterlogogenerator_1433282278744

img_9181.jpg

Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0Share on Google+0Email this to someone